Innovación: un concepto integral.

La Real Academia de la Lengua define la palabra “innovar” del siguiente modo: “Cambiar las cosas introduciendo novedades.”.

Todos tenemos asociado que innovar es “sacar” un producto muy novedoso que nadie ha sido capaz de inventar antes, y que además todos creemos que será la revolución de nuestro sector.

Además de esto, que es cierto, entiendo que la innovación es mucho más. Innovar pasa por cambiar materiales en la fabricación de productos, pasa por cambiar métodos de fabricación, pasa por cambiar métodos en cualquier proceso, desde cambiar la forma de ensamblar un producto, hasta la forma de gestionar un pedido de un cliente, o la forma de atender a estos clientes.

No centremos la innovación de nuestras empresas solo en lo concerniente a lo que ofrecemos a nuestros clientes, sino también en el cómo y en el cuándo lo hacemos.

Un tema muy importante en esto de la I+D, es que no podemos perder el principal propósito de una empresa, este es obtener beneficios, y todo proceso de innovación tiene que ir enfocado hacia este objetivo. “Innovar”, por el simple hecho de decir que estamos innovando, no tiene mucho sentido. Toda innovación tiene que tener un incremento en los resultados del objetivo marcado. Este objetivo no solo tiene que ser en los beneficios económicos, puede ser el aumento de la productividad en un periodo de tiempo, puede ser en el número de impactos hacia nuestros clientes, puede ser en la reducción de reclamaciones, en los plazos de entrega, etc.

Es por todo esto, por lo que creo que la innovación es una de las principales ventajas competitivas que tenemos las pymes con respecto a las grandes empresas. Estas últimas tendrán grandes presupuestos asignados a esta tareas y grandes departamentos que los gestionen, pero esto no les asegura que una pyme no sea capaz de innovar en sus procesos o productos y saque al mercado algo tan novedoso que estas grandes empresas no hayan sido capaces de lanzar. El “ingenio”, que va muy de la mano de la innovación, es algo innato en las personas y el ingenio de las personas que gestionan las pymes es muy productivo en este sentido.

Para las pymes existen herramientas tanto de gestión como económicas que nos ayudan a desarrollar estas “innovaciones”. Siempre hablando desde mi experiencia, existen dos organismos oficiales que están con las puertas abiertas a prestarnos ayuda, son la agencia IDEA, la cual pone a nuestra disposición no solo ayudas económicas, sino una serie de recursos administrativos de alto nivel. Y la segunda, y con una importancia suprema, es la Universidad de Granada. Ellos nos ofrecen unos profesionales de un nivel altísimo en cualquier campo que están dispuestos a desarrollar proyectos con unos recursos que para las pymes sería imposible disponer. Estas entidades están a nuestro servicio siempre que nosotros lo solicitemos.

Javier García Marina.

CEO de SIMA, S.A.

 

Fuente:granadaeconomica.es