Productividad para obtener mejores resultados.

El término productividad capta la esencia de la búsqueda humana de ser mejor y hacer mejor. De hecho, hablamos del factor clave para el progreso personal y empresarial, el éxito y la supervivencia.

 

Dado que la mejora de la productividad es vital en el mundo competitivo de hoy en día, una comprensión clara de este concepto es esencial para descubrir como beneficiarnos de ella.

Así, la productividad en sentido amplio se refiere a la efectividad general de hacer las cosas.

Independientemente de su negocio o carrera en particular, la productividad es la fuerza que impulsa la mejora continua.

Considere estas prácticas de uso del tiempo que pueden positivamente afectar a su productividad:

– Concéntrese en actividades de alta prioridad.

El más rápido y eficaz camino para aumentar la productividad es pasar tiempo en tareas que le permiten alcanzar y avanzar hacia metas importantes para usted. Responder a las preocupaciones expresadas por los miembros de su equipo permitiéndoles resolver sus propios problemas, le ahorra tiempo valioso y le da a los demás la oportunidad de desarrollar habilidades, compromiso y sentido de propiedad necesario para resolver problemas significativos.

– Ejerza la autodisciplina.

La autodisciplina le permite mantenerse enfocado en una tarea y trabajar en ella hasta que esté completa. Establezca sus prioridades y luego comprométase a no dejar que las distracciones, interrupciones o sucesos del momento destruyan su concentración. Adquiera la disciplina en el hábito de dedicar a cada tarea sólo la cantidad de tiempo y esfuerzo que realmente se merece.

– Sea persistente.

Establezca metas definidas, planifique cuidadosamente y concentrarse en las acciones necesarias para alcanzar sus metas. Esta combinación de factores le permite ser persistente, y la persistencia es una característica del éxito individual.

– Comience inmediatamente.

La mejor manera de garantizar la consecución de un proyecto importante para usted es comenzar ahora. Evite la tendencia a aplazar. Para ser productivo, sea proactivo en todos los casos.

– Céntrese en los resultados y no en la perfección.

Distinga entre lo que es importante y lo que no lo es. Reserve tiempo para realizar tareas específicas y establezca fechas límites Reconozca que algunas tareas no son lo suficientemente importante para prodigar demasiado tiempo y esfuerzo.

¡Invierta su tiempo sabiamente, obtendrá mejores resultados!

Autor: Salvador Calleja Cortés. Asociado SMI&LMI Spain en Granada. Tlfno: 622877740. Mail: scalleja@smi-lmi-spain.com
Adaptado de: The Ultimate Miracle. Paul J. Meyer. http://smi-lmi-spain.com/